Sobrealimentados pero malnutridos

manzana roja, cinta métrico y estetoscopio

Vivimos en una sociedad “sobrealimentada” pero malnutrida. La mayor parte de los españoles lleva un dieta masificada de alimentos pero carente de muchos de los nutrientes esenciales que necesita nuestro cuerpo. Comer no es nutrirse, de hecho sólo un 4% de los españoles tiene una dieta saludable.

Los nutrientes son las sustancias contenidas en los alimentos, que no pueden ser producidas por el organismo y cuyo fin es aportar energía, aminoácidos o elementos reguladores del metabolismo para contribuir al crecimiento y funcionamiento del cuerpo.

Funciones básicas de los nutrientes:

1.-Función estructural o plástica: esta función intervienen los procesos de construcción y reparación del cuerpo, que se realiza gracias a los alimentos muy ricos en proteínas, como son la leche y derivados lácteos, carne, pescado, huevos y legumbres.

2.-Función energética: estos alimentos son los que nos proporcionan la energía necesaria para mantener el calor corporal  y realizar funciones biológicas

Los alimentos que nos proporcionan energía son los alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas, como son los cereales, pan pasta, aceite…

3.-Función reguladora: es responsable de mantener el equilibrio y controlar las funciones de nuestro cuerpo, para ayudarnos a pensar, asimilar los alimentos, crecimiento de los niños…

El cuerpo realiza estas funciones por el aporte nutricional que le proporcionan los alimentos ricos en vitaminas y minerales, contenidos en las frutas y verduras.

Agua

El agua es un elemento regulador, nuestro cuerpo está compuesto en un 60% de este líquido elemento. Es imprescindible mantener una proporción adecuada ya que todos los procesos y funciones que realiza nuestro cuerpo se realizan en este medio.

Tips para una alimentación saludable

  • Menú semanal: organizar el menú de la semana con antelación, para evitar improvisar y propiciando que sea más completo y equilibrado.
  • Comer de todo: una gran variedad de alimentos nos asegura el aporte adecuado de nutrientes para nuestro organismo.
  • Comer despacio: masticando bien los alimentos para facilitar al estómago el proceso de asimilación de los alimentos.
  • Horarios fijos: para habituar al cuerpo y seguir unas pautas de alimentación saludable.
  • Desayuno completo y equilibrado: debe incluir hidratos de carbono, una ración de proteína, un lácteo y una cucharada de aceite de oliva.
  • Cinco comidas diarias: tres comidas principales y dos tentempiés, a media mañana y a media tarde.
  • Ración de verdura cruda: al menos una ración al día.
  • Fruta: consumir de 3 a 5 piezas de fruta diaria, preferiblemente de distintos colores, para disponer de más variedad de nutrientes.
  • Calcio: tomar tres raciones de calcio todos los días.
  • Pescado azul: dos raciones a la semana y otras dos de carnes roja.
  • Atención plena: prestar atención al acto consciente de comer, sin distraerse y dedicarle el tiempo necesario, media hora sería lo más adecuado.
  • Beber agua: mejor beber agua con la comida y no zumos o refrescos azucarados.