¿La mejor hora para ir al gimnasio?

La mejor hora para ir al gimnasio es esa que nos haya concedido tiempo para comer y descansar y además nos deje tiempo después para reponer energías. Es una cuestión de hábitos, lo único que está claro es que la peor hora para ir al gimnasio es justo después de comer o demasiado tarde por la noche.

Los biorritmos del cuerpo nos indican que no hay ninguna hora perfecta para ir al gimnasio, todo va a depender de nuestros gustos y la disponibilidad horario que tengamos.

Dependerá de las destrezas que queramos trabajar en el gimnasio, porque no es lo mismo ir trabajar los músculos que ir a entrenar aeróbico. Para hipertrofiar lo ideal es ir al gimnasio y una hora después hacer una comida, por tanto sería sobre las 13:00h o 19:00h -21:00h.

Para hacer ejercicio aeróbico y si queremos perder peso es bueno ir a primera hora de la mañana y  bien entrada la tarde. Si pretendemos mejorar el entrenamiento aeróbico tendremos que haber comido algo al menos un par de horas antes.

Jugadoras del Zamarat en Morales Sport

 Beneficios de entrenar por la mañana

  • Amplía la capacidad de concentración y aumenta el rendimiento.
  • Mejora el humor. La actividad física mejora el humor debido a la producción de endorfinas.
  • Quema más grasa. Al practicar ejercicio desde primera hora de la mañana el cuerpo activa el metabolismo favoreciendo la quema de calorías a lo largo de toda la jornada.
  • Cafeína. Ingerir cafeína puede contribuir a quedar un 15% más de calorías en las 3  horas posteriores al ejercicio.
  • Aumenta la relajación. Aumenta la relajación para el resto del día y alivia el estrés.

  La cafeína es un estimulante natural que acelera el metabolismo y la cantidad de adredalina en la sangre. Tomar café antes de entrenar te ayudará a entrenar más fuerte, además de quemar más colorías.

  

Beneficios de entrenar por la tarde

  • Más energía. Por la tarde los niveles de energía del cuerpo son mayores, siendo entre las 14:00h y las 18:00h la franja horario donde más rinde el cuerpo.
  • Cuerpo físicamente más dispuesto. La temperatura corporal y la actividad enzimática se incrementan al final de día
  • Favorece el sueño. Después del ejercicio, el cuerpo te pide reposo/descanso para recuperarse. Se aconseja esperar 1 hora entre el final del ejercicio y la hora de dormir para que nuestro cuerpo se relaje y la adrenalina vaya desapareciendo.
  • Menos lesiones. Los músculos están más flexibles y dispuestos, lo que mitiga de alguna manera la posibilidad de lesionarse.
  • Aumenta la masa muscular. Al tener los depósitos de glucógeno llenos, nuestros músculos van a asimilar mejor la carga a la que les sometamos.