El ejercicio también fortalece tu autoestima

Asúmelo, no eres perfecto. Todos tenemos algún complejo, somos perfeccionistas por naturaleza, siempre encontramos algo que podríamos mejorar: Engordar, adelgazar, tonificar, definir… Esta ansia de mejora continua nos lleva a fijarnos metas y objetivos nuevos que trataremos de alcanzar.

Este continuo afán de superación es perfecto para los deportistas. Esta búsqueda incansable de la perfección es una forma de ser y de estar en la vida. La cuestión principal de nuestra lucha interna no es en sí el complejo, si no la forma en la que vayamos a afrontarlo.

autoestima

La autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos, según las experiencias, creencias, valores y pensamientos que hemos vivido. Este conglomerado de percepciones nos puede provocar inseguridades que debemos combatir. Los estereotipos sociales influyen en nuestra manera de concebir la belleza estética. Por ello, debemos aceptar, relativizar, y defender lo que somos para conseguir ser la parte activa del cambio que pretendemos.

Somos más fuertes y resistentes de lo que pensamos. Tal y como afirma Miriam Albero (revista Vogue): “El deporte, más allá de cambiar y mejorar tu físico, también te da el coraje para superarte día tras día. El ejercicio fortalece tu ánimo, a cuenta gotas, pero con gotas imprescindibles que sabrás aprovechar cuando tengas que combatir la sed (a veces) autodestructiva en momentos de bajón”.