No hagas dieta

No hagas dieta, mejor cambia tu estilo de vida!! Te proponemos algo mucho mejor y más efectivo y que sí te llevará a conseguir los cambios que deseas.

¿Qué es una dieta?

La dieta consiste en una restricción alimentaria autoimpuesta, es decir una privación voluntaria de alimentos. Esta propia definición de dieta es la principal razón por la que no suelen funcionar. El cerebro está adaptado a buscar comida, cuando restringimos su ingesta manda una respuesta psicológica en forma de estrés que se traduce en ansiedad e implica una ingesta mayoritaria de hidratos de carbono y en general de más cantidad de comida.

La clave para alcanzar un estado de salud óptimo y perdurable se encuentra en cambiar el estilo de vida. Crear unos buenos hábitos es la “esencia” de la nueva vida que se quiere conseguir. De esta manera el cuerpo cambiará más rápida y efectivamente que con cualquier dieta restrictiva.

Un buen estilo de vida ha de sustentarse en varios pilares:fitness 2 sin fondo ok

  • Mantener una alimentación equilibrada y saludable de forma permanente.
  • Hacer ejercicio de forma regular.
  • Controlar el exceso de azúcar que se ingiere.
  • Llevar una buena hidratación.
  • Integrar los nuevos hábitos en el día a día.

¿Qué hacer para crear un buen estilo de vida?

Para que el cambio sea exitoso y se mantenga en el tiempo ha de sustentarse en unos principios que debemos hacer propios y asumir al 100%.

Proponemos algunos “trucos” que pueden ayudar a crear un estilo de vida con el que sentirse cómodo, saludable y se adapte a los gustos de cada persona.

Tip´s para un estilo de vida saludable

  • Comenzar las comidas con verduras, aumentando la sensación de saciedad, provocando que la ingesta sea menor.
  • Colocar la comida sana a la vista y en un lugar fácil de acceder. Por el contrario apartar la comida menos saludable de los lugares más visibles.
  • Mentalizarse de que se quiere comer comida sana porque es bueno para nuestra salud y buscar que aquellas comidas que se consuman sean variadas, ricas y apetecibles.
  • Identificar las debilidades alimenticias y mentalizar al cerebro para superar esas seducciones.
  • Disfrutar de la comida, hay que comer sano si pero también rico. Es importante llenar los platos de color y de sabor.

Al establecer ciertos hábitos propiciamos que los objetivos sean mucho más alcanzables y efectivos, consiguiendo un progreso real y constante. Estas rutinas han de convertirse en unos buenos hábitos que hagan de nuestra dieta un estilo de vida dónde no haya esfuerzo, y sí disfrute por la vida sana!